TomArte edición Micrófono Abierto

Lo estuve pensando bastante, y al final me decidí a inscribirme a la edición Micrófono Abierto de Club TomArte.


Estuve frente a dos opciones, la primera era presentar un boceto de cabaret sobre la eutanasia, la segunda era hacer en vivo unas canciones de rap que nunca han sido presentadas ante una audiencia. Sopesé las opciones con sus pros y sus contras y decidí hacer rap. Azul PicCor, artífice del club, me indicó que habría espacio suficiente para hacer dos canciones. Lo chido es que no hay muuuucho de donde escoger, así que de entre tres fue fácil sacar a una de ellas.

Y ahí estaba ya listo el flyer para publicitar el evento, incluso hicieron uno por cada artista que subiría al escenario. Miren, este es el mío:


¿A poco no está chido?

La bronca era que nunca había rapeado estas canciones frente al público. Solo he hecho rap en escenarios dentro de La Retirada (con la rola Quisiera) y en Johnny Coffee y Los Expresos (cuando mi personaje cuenta su historia de origen, esa rola no tiene nombre...). Y claro que no es lo mismo rapear dentro de un montaje dramático que hacer el rap por el rap mismo. Entonces sí, estaba hecho un manojo de nervios y de pánico escénico.

Súmenle a lo anterior que no sabía a qué ☺♀&%@# hora iba a salir de la oficina. Ya saben, soy godínez y era cierre de mes.

En este punto del relato debo agradecer la paciencia y serenidad de Itzi, de verdad muchas gracias, amor.

Total que salimos tarde de la oficina y tomamos un taxi rumbo al Roterdam Bar. Lo chido de salir tarde fue que no hubo nada de tráfico y llegamos rapidísimo. Lo malo fue que nos perdimos varios números de los primeros artistas en subir al escenario. Lo relax fue que llegamos con tiempo suficiente como para relajarnos, pedir unas micheladas y cotorrear con los amigos antes de mi turno al micrófono. Siempre es grato compartir la mesa con Ondina, Cherry y Caleb; Nira estaba preparándonse para su número.

Y... entonces... ¡¡¡llegó mi hora!!! Alfredo Cordero, conductor del evento, anunció mi nombre y miré al público, había bastante gente: escritores, poetas, actrices, cabareteras, clowns, fotógrafos, burlesqueras...

Foto: Itzi Carpio
¡Wow! Me estaba cagando del nervio. No sé cómo ni en qué momento, pero comencé a hablar:

Buenas noches, hola, hoy voy a salir de mi zona de confort. Verán, yo soy actor de teatro cabaret, normalmente hago cabaret, teatro, algo del clown... pero hoy vine a rapear.

Seguí hablando para contarles del origen de mis rolas, creo que de ese momento es esta foto que publicó TomArte:
Foto: TomArte
Después... me fui sintiendo más a gusto, más confortable. La audiencia me ayudó y les agradezco. La música fluyó y las palabras también. Al final, el estrés de la chamba se había ido, la adrenalina provocada por estar en el escenario me tenía más que feliz.

Ah, y como TomArte es un club para pintar, dibujar, tomar fotografía, etcétera, mi colega Hortensia me regaló este boceto de mí haciendo rap:

Dibujo: Hortensia Martínez
Del mismo modo, Itzi me obsequió estas fotos (y la que ya puse arriba, claro):
Foto: Itzi Carpio
Foto: Itzi Carpio
Foto: Itzi Carpio
Foto: Itzi Carpio
Foto: Itzi Carpio
No puedo estar más contento y agradecido con la maravillosa gente que me arropa cada vez que hago un disparate en el escenario. Gracias a TomArte por crear este espacio y compartirlo. Gracias a Itzi por apoyarme y alentarme. Gracias a las compañeras de Ondina Cabaret (Hortensia, Lucy, Caridad, Juan Pablo, Itzi otra vez) por echar porras. Les quiero.

¿Que no he dicho qué canciones fueron las que presenté ante la sociedad? Pues la primera fue Qué hay de malo, inspirada en conversaciones y hechos reales y con un sampleo de Qué hay de malo en ser poeta de mi compa Fabián González; y la segunda fue El mejor de mis trabajos, una rolita que escribí para una colaboración con mi amigo Adrián, alias Kraken Fogartini. Y por supuesto que también les agradezco a ellos por su música y su inspiración.

Comentarios

Entradas populares