viernes, 30 de mayo de 2014

Las Impertinencias de la Muerte, función para gatos


No, no piensen mal. No estamos llamando de forma peyorativa a nuestro amable público. Tampoco quiere decir que nos guste utilizar esa palabra para referirnos de forma grosera a nadie.


Resulta que el pasado 27 de mayo fuimos privilegiados con una función en la Galería Garros, ubicada en la calle de Chihuahua no. 131 en la Colonia Roma.


Dentro del marco del 2° Festival de Teatro en Espacios no Convencionales, nos tocó presentar nuestra "Impertinencias de la Muerte" en una tienda donde hay todo para gatos: desde juguetes, alimento y aditamentos de limpieza, hasta parafernalia ideal para amantes de los gatos (playeras, bolsas, carteras, aretes, libretas, etcétera).

Para nosotros fue un placer poder estar en un espacio como este, ya que tanto Carlos como yo somos esclavos de unas hermosas gatitas. Yo sirvo a las órdenes de mi amada Kiomi, y él divide su pleitesía entre su Kitty y su Miniña.

Y bueno, mencionamos esto porque fuimos muy bien recibidos en ese lugar tanto por los dueños como por los organizadores del festival, que, como siempre, nos dan un ejemplo de cómo hacer bien las cosas.

El año pasado Miguel Ángel Osorio y Eloy Hernández organizaron la primera edición de dicho festival, en los famosos Trolebuses Escénicos que se encontraban estacionados en las colonias Roma y Condesa, pero lamentablemente la Delegación Cuauhtémoc los decomisó y al parecer son patrimonio cultural perdido.

Después de este lamentable suceso, el festival no se detuvo, y echó mano de cuanto pudo, para seguir abriendo la oferta cultural y acercando el tearo a la gente, tanto en teatros fijos como en lugares poco comunes para ver obras. En este caso, la Galería Garros, donde su dueño, el gato Fideo cedió amablemente un poco de su reinado para hacernos disfrutar de una función divertida y con un público más que excelente.

Agradecemos la oportunidad a todos los involucrados y deseamos larga vida al evento anual, esperando que se vuelva una de esas tradiciones tan justas y necesarias en nuestra vida citadina.

Nota publicada originalmente en Ondina Cabaret.

No hay comentarios:

Publicar un comentario